LOS SONIDOS DEL SILENCIO

Mis percepciones visuales de la realidad me permiten construir mis sonidos, mis ruidos, mis notas musicales. Para ello acudo a una variedad de formas geométricas sencillas, construidas por la especie humana desde sus orígenes.

Ellas contienen punto, línea, planos, que al recrearlas gracias a la percepción visual me permiten apreciar en esas formas abstractas mi sensaciones de sonidos, lo que escucho a mi manera en mi propia circunstancia vital.

Comprenden tanto la alegría, como la tristeza, en fin múltiples emociones, pues las formas a través de sus reiteraciones expresan algo diferente, según el orden, el ritmo, la alteración, el entorno… esas formas recreadas expresan no solo lo que veo, si no lo que “oigo” y que al mismo tiempo quiero transmitir.

Del silencio nace los sonidos con distintas fuerzas emotivas. Se evidencia así que el sonido no puede existir sin el silencio, como lo demuestra la música en todas sus expresiones. Su existencia es recíproca, su combinación es precisamente el arte en sus diferentes modalidades. En el arte no solo esta el silencio de lo simplemente visual, si no la fuerza expresiva y sonora del silencio. Sonido y silencio no son realidades contrarias si no gemelas, ambas se expresan, gritan o susurran, lloran o ríen, duermen o despiertan, permanecen inmóviles o se movilizan, se transforman, nacen o mueren…en estas composiciones artísticas están ambos con la misma fuerza expresiva, por eso no solo son realidades visuales. Invitan a verlas y sobretodo a escucharlas.

Viviana Moncayo

ARTE EN VENTA

Ofrecemos piezas únicas y exclusivas con elegancia y gran calidad.